El voto latino y las próximas elecciones de EEUU

El poder del voto latino es un factor clave en las próximas elecciones presidenciales. Todos los meses, 60,000 hispanos nacidos en Estados Unidos cumplen 18 años, lo cual sumará aproximadamente 750,000 jóvenes a los padrones electorales de 2016. Se estima que este crecimiento continuará hasta el 2050, fecha para la que se prevé que la comunidad hispana se haya duplicado y haya alcanzado aproximadamente un tercio de la población de Estados Unidos (de 16 a 30 por ciento).

Por supuesto, los candidatos políticos saben esto. Sin embargo, no parecería que actuaran en consecuencia. Actualmente los candidatos simplemente se están limitando a traducir sus sitios web al español para trasmitir sus mensajes a los votantes latinos. Otros tratan de incluir frases en español en sus discursos, pero suenan poco auténticos. Esto podría funcionar con las generaciones mayores, pero no entre los latinos más jóvenes y angloparlantes.

Los candidatos también tienden a concentrar su agenda en relación con los latinos en el tema de la inmigración. Si bien este es un tema importante para muchos votantes latinos, solo el 34% lo considera una prioridad, según el Pew Research Center. Los temas que afectan a los latinos son, en muchos casos, los mismos que afectan a los votantes no latinos: la economía, la educación, la salud, es decir, cuestiones que afectan sus vidas cotidianas.

¿Cómo deberían los candidatos intentar llegar de una manera más efectiva a los latinos? Se requieren tácticas más contundentes y relevantes. Los siguientes tres factores deberían ser considerados por los estrategas de campañas:

1. No todos los hispanos son iguales
Los equipos de las campañas políticas deberían saber que los latinos no son un grupo homogéneo. Los cubanos son distintos a los mexicanos, y los dominicanos son distintos a los colombianos. Los candidatos deberían poder reconocer esta diversidad y entender que cada país de origen de los hispanos es único en términos de cultura, preferencias, educación y puntos de vista políticos. En consecuencia, las campañas deberían desarrollar una estrategia segmentada, con mensajes adaptados a cada grupo. Es probable que los latinos compartan inquietudes similares sobre un tema específico, pero la manera de atraerlos debería ser más personalizada. La investigación es crucial al momento de definir estos matices.

2. La importancia de los “Swing States”
Los candidatos, especialmente los Republicanos, deberían saber que los estados que eran tradicionalmente Republicanos, como la Florida y Texas, podrían votar por cualquiera de los dos partidos en las elecciones de 2016. Además, si los Republicanos ignoran a los votantes latinos en estados determinantes como Colorado, Nevada o Virginia, donde la influencia hispana continúa creciendo, estos estados podrían terminar votando por los Demócratas.
Los estrategas políticos de ambos partidos deberían establecer una estrategia más segmentada a nivel estatal que considere la opinión de los latinos sobre cuestiones específicas como el matrimonio entre personas del mismo sexo, la legalización de la marihuana (en el caso de Colorado) y el control de porte de armas. Ignorar la opinión de este grupo de la población podría tener serias consecuencias en una elección que ya de por sí es disputada.
El desafío entonces consiste en fortalecer las relaciones con los hispanos en las áreas en las que históricamente ha existido un equilibrio entre ambas partes. Los Republicanos deben moderar su tono y dejar de hablar acerca de levantar paredes en la frontera. El discurso antiinmigrantes podrá tener peso con un determinado segmento de votantes, pero aliena a los latinos.

3. Los hispanos “millennials” están creciendo
El 33 por ciento de los votantes hispanos elegibles tiene entre 18 y 29 años, en comparación con el 18 por ciento de los votantes blancos elegibles. Aproximadamente un millón de hispanos cumplirá 18 años este año. Como generación digital nativa, los millennials no tienen necesidad de buscar las noticias. Esta generación está conectada y bombardeada de información las 24 horas del día. De acuerdo con Media Insight Project, el 69 por ciento de los hispanos de la generación del milenio está expuesto a las noticias por lo menos una vez al día a través de las redes sociales.

Para conectarse con éstos jóvenes latinos, los candidatos deben aprovechar los canales de comunicación digital que utiliza este segmento. Además, deben saber que estos jóvenes prefieren líderes que se relacionen con ellos y sepan qué los motiva; prefieren líderes que los incluyan en las discusiones políticas. Quieren ser parte de la conversación. Quieren ser escuchados. Los estrategas también deben saber que quizás el idioma adecuado para conectarse con los votantes hispanos de la generación del milenio es el inglés. Sin embargo, el tono y los temas deben ser relevantes para este grupo.

A medida que se acercan las elecciones de 2016, ambos partidos aún tienen la oportunidad de conectarse con los votantes latinos, pero la pregunta es si tienen una estrategia definida. Los equipos de las campañas políticas deben saber el poder que tendrá el voto latino en la definición de la elección presidencial. La personalización, segmentación y comunicación a través de los canales y mensajes adecuados con este grupo serán fundamentales al momento de ganar la elección.

(Articulo publicado en el Nuevo Herald, Septiembre 27, 2015)
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article36633768.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *