Homenaje a Barcelona

Barcelona, con sus callejones estrechos del barrio gótico que nos llevan a imaginar historias medievales de caballeros y doncellas; las imponentes columnas de la Sagrada Familia que se adentran en el cielo en una declaración irrefutable de grandeza. Barcelona y su gente, los viejos bailando las sardanas tomados de la mano en círculos concéntricos en la Plaza de la Catedral; al compás de bandas  que con las trompetas mantienen una tradición milenaria los domingos de verano.

La sencillez y belleza de la Basílica de Santa María del Mar, austera y diáfana. Donde sus bancas de madera y la imagen impecable de la Virgen María invitan al recogimiento y la reflexión. Las ramblas inagotables con ofertas para todos: pájaros, plantas, música, libros. Barcelona y sus calles anchas que atraen a los ciclistas a descubrir la ciudad. Sus museos que guardan la huella de Pablo Picasso, y Joan Miró. Vistas panorámicas desde Montjuic de la arquitectura armónica con sus esquinas redondeadas en un balance perfecto de la utilización del espacio.
Y Gaudí: ese genio modernista que innovó en las formas y conceptos para inventar un mundo propio donde la imaginación no tiene límite. La Boquería y Santa Caterina, mercados populares donde la vida vibra en mil formas, olores, sabores y colores.  Ah, y ¡el Mediterráneo!: aquel gigante azul de aguas tranquilas siempre frías, que contrastan con la algarabía de sus playas de arena cálida.

Si Barcelona fuera una mujer, sería la más encantadora, la más guapa, la más inteligente, !la más seductora!

One thought on “Homenaje a Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *